Bankia FintechActualidad

Categoría: Blockchain

Blockchain: la tecnología para la confianza

12/01/2017

El Blockchain nació en 2009 al amparo de la criptomoneda Bitcoin. Entonces era sólo la tecnología que permitía que la divisa digital, que había surgido como una moneda descentralizada al margen de cualquier gobierno o sistema financiero prestablecido, pudiese garantizar su transparencia, independencia e inviolabilidad. El Blockchain -o cadena de bloques- funciona como una especie de libro de  contabilidad virtual distribuido públicamente y compartido por un conjunto de usuarios anonimizados y que se encuentra en constante actualización y revisión, y así es como garantiza la independencia y transparencia del sistema.

Lo que posibilita la cadena de bloques es un sistema de autenticación gestionado por los propios usuarios, lo que suprime la necesidad de contar con un banco central o una tercera entidad financiera superior que supervise cada una de las transacciones. Así, la información se distribuye en una serie de bloques que, una vez generados, son inalterables y se comparten entre todos los usuarios. Estas características suponen por tanto garantizar la transparencia y la seguridad de las transacciones que se hacen mediante esta tecnología.

Con el paso del tiempo el Blockchain ha adquirido su propia identidad y ahora es uno de los sistemas más prometedores en numerosos campos y, especialmente, en el de las finanzas, dada la capacidad de transformación radical del sistema que todos los expertos y estudios del sector fintech le vaticinan.

 

En Bankia Fintech by Innsomnia hemos podido disfrutar de una sesión de mentorización del experto en robótica y blockchain de los Labs del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Eduardo Castelló, que reconocía precisamente la "potencialidad" de esta tecnología para revolucionar el mundo de las finanzas: "Habrá una revolución porque vamos a pasar de un sistema centralizado a uno en el que mucha gente está comerciando de punto a punto".

La principal ventaja para Castelló de de la cadena de bloques es la confianza que genera entre sus usuarios. "Internet fue diseñado para transmitir datos de una manera eficiente pero nunca para trasmitir confianza", señala el ingeniero del MIT. Y precisamente el Blockchain aspira a convertirse en el complemento idóneo para aportar a las transacciones en la red la ciberseguridad que requieren en un entorno marcado por la expansión de lo digital y el consiguiente aumento de la vulnerabilidad de los datos. Así, mediante la tecnología Blockchain, explica Castelló, "se puede transferir dinero, propiedades... todo está distribuido y es muy difícil de censurar y alterar". Pero las posibilidades de esta herramienta no acaban aquí: con la cadena de bloques no sólo se puede transferir dinero, sino también bienes, documentos, contratos o incluso propiedad intelectual.

Precisamente una de las áreas más prometedoras, al margen de las finanzas, es la de los Smart Contracts o contratos inteligentes que puede facilitar esta tecnología. Estos contratos, que pueden ser entre personas, entidades e incluso máquinas son una gran oportunidad para la regtech, pero todavía queda mucho camino por recorrer para mejorar la usabilidad y simplificar el funcionamiento de estos sistemas de modo que puedan empezar a expandirse comercialmente.

Sin embargo, el experto alerta de las limitaciones que todavía hoy implica esta tecnología.  "¿Qué es lo que pasa cuando el sistema crece demasiado, cuando hay demasiada gente bajándose la cadena y compartiéndola?", se pregunta. Y dada la adición continua de cada nuevo elemento a la cadena, plantea un problema muy concreto: "Una foto que pesa 150kbs replicada en 10.000 usuarios supondrá casi 10GB de memoria. Hay un problema grande en su estructura tal y como la conocemos hoy", señala Castelló. Por ello, asegura que será necesario empezar a trabajar en nuevos protocolos y nuevas medidas que faciliten este sistema de distribución de información.

Tal vez por todas estas cuestiones que todavía están por resolver son muchas las entidades financieras y las compañías tecnológicas que están investigando para desarrollar sus propios protocolos transaccionales mediante la tecnología Blockchain. Ya se han hecho muchos pilotos, pero todavía no ha llegado el momento de su implantación generalizada, que se prevé en los próximos años.

Autor: Bankia Fintech