Bankia FintechActualidad

Categoría: Análisis y debates

¿Fintech Evolution? Del game over al next level

14/12/2017

Lo que más me preocupa del fintech español es que parece haberse estancando en un estadio de su evolución aún inmaduro. Nuestras start-up son pequeñas y los proyectos no escalan, copiamos más que innovamos y lo hacemos además en los mismos nichos que hace tres años, así que estamos lejos de ser líderes en las nuevas verticales sobre las que se asentarán las bases del fintech de 2018, a saber: blockchain, inteligencia artificial y ciberseguridad y biometría, principalmente.

En muy poco tiempo se observa cómo la inversión privada cae, los proyectos tienen una curva de crecimiento más lenta y el número de nuevas iniciativas, a pesar de que este año el crecimiento ha sido notable (según la Asociación Española de Fintech e Insurtech en España operan hoy 300 fintech), parece que decaerá el año que viene. Hemos pasado en muy poco tiempo de vislumbrar el nacimiento de un fintech combativo y alternativo a la banca, a desarrollar de un modo conjunto un fintech colaborativo: start-up y entidades financieras y grandes tecnológicas que cooperaran par co-crear productos y servicios que mejoren la experiencia del usuario y optimicen los márgenes de un mercado, el financiero, que sobrevive entre la espada y la pared (regulación y tecnología).

A diferencia de otros entornos donde las condiciones de desarrollo y crecimiento favorecen el auge del sector: en Londres los fondos y el mercado global; en Israel la tecnología y su conexión internacional; en Alemania la solidez de sus proyectos y su capacidad para integrarse no sólo en la banca sino también en la industria; a nivel nacional llega el momento de plantearse de modo conjunto cuál es el siguiente nivel para no caer en el game over. Los bancos internalizan los desarrollos a golpe de talonario para comprar a los mejores y los emprendedores se mueven a otras verticales. La moda en 2018 será insurtech y legaltech.

Ahora bien, si pudiésemos identificar prioridades y diseñar un plan conjunto, ¿qué mapa de actuaciones pintaríamos en el tablero de los deseos?

  • Internacionalización: en LATAM el fintech es una revolución social y los grandes organismos multilaterales (BID y CAF, entre otros) están apostando fuertemente por su desarrollo. Este hecho, unido a los vínculos culturales y al idioma, es una fortaleza que debemos aprovechar. Las entidades financieras regionales buscan soluciones ahora que aún pueden financiar el salto digital debido a sus grandes márgenes, y el regulador se está abriendo a las fintech porque quiere acelerar el proceso que consagrará uno de los grandes mantras de la región: todo el mundo tiene que acceder a los servicios financieros.
  • Nuevos verticales: igual que hay campos saturados, verticales con excedente de productos y modelos de negocio (pagos móviles, préstamos y crowds, análisis de riesgos, etcétera), hay nichos en los que las entidades financieras y las compañías tecnológicas buscan soluciones e innovación: blockchain, inteligencia artificial y ciberseguridad. No necesariamente por este orden dominarán el mercado en 2018.
  • Fintech para la industria: tanto la industria como la administración pública comenzarán a contratar soluciones fintech en 2018. Quienes sepan simplificar el producto y abaratar su implantación tendrán un mercado virgen que necesita mejorar la eficiencia de toda su cadena de gestión financiera.
  • Colaboración entre fintech: las fintech tendrán que aprender a desarrollar proyectos conjuntos con otras firmas, a crear spin-offs y a mejorar sus técnicas de negociación ante ventas complejas. Muchas de ellas tendrán que convertirse en pymes, aumentar su tamaño y mejorar su acceso a la financiación.
  • Del B2C al B2B: las condiciones del mercado nacional y el elevado coste de adquisición de cliente invitan al desarrollo de modelos B2B. En este escenario, las empresas deberían crecer orgánicamente, sobre la base de su facturación, orillando los modelos de inversión permanente con capital externo salvo cuando el socio inversor aporta valor, especialmente cuando se planteen estrategias de internacionalización.
  • Innovación: parece una obviedad incluirlo entre las prioridades, pero se empieza a observar en el mercado que nuestro mayor potencial es precisamente ese: ver nuevos modelos de negocio donde nadie los ve y plantear modelos de éxito muy cercanos al cliente final. Siendo ese el potencial, es necesario favorecer el emprendimiento en fases tempranas para seguir explorando un universo de oportunidades que será siempre infinito.
  • Una de las mejores opciones para desarrollar el modelo expuesto son los procesos de Innovación Abierta: las grandes financieras abren sus departamentos de innovación al mundo entero en búsqueda de talento y lo conectan con su mapa de retos y con su talento interno. Cada vez hay más iniciativas que se dirigen a diseñar un mercado fintech nacional que, si bien sufrirá un pequeño ajuste a principios de año, se abrirá a nuevos retos en el trienio 18/20.

Autor: Francisco Estevan, CEO de Innsomnia.