Bankia FintechActualidad

Categoría: Tendencias

Las fintech australianas apuestan por el Open Banking

11/05/2018

El Gobierno de Australia planteó el año pasado una serie de reformas entre las que incluía la implementación del modelo Open Banking dentro del país, una medida muy aplaudida por la Asociación Fintech Australia puesto que permite evolucionar y avanzar en materia de aperturas de plataformas y APIs a terceros. Pero ahora el país se divide en dos, ya que, a pesar de este apoyo, la medida también cuenta con el rechazo de la Asociación de la Banca de Australia, Westpac y Commonwealth Bank.

La asociación fintech, que representa a más de 220 compañías de tecnología de servicios financieros en toda Australia, recalca que el régimen bancario abierto debería diseñarse para ayudar a los ciudadanos a obtener mejores ofertas hipotecarias y tarjetas de crédito, y para ayudar a progresar en materia de préstamos responsables. Sin embargo, la Asociación de Banca de Australia, junto con Westpac y Commonwealth Bank, quieren que se retrasen estos planes y que no se incluyan en esta primera fase de reforma.

Además, Fintech Australia apuesta por que esta reforma incluya la introducción de productos de depósito y préstamo, como tarjetas de crédito e hipotecas; marcar un plazo de implementación de un año de duración de la Banca Abierta y también un marco de tiempo para la introducción de la prestaciones de jubilación y seguros después de la primera fase; ofrecer información personalizada del producto, incluidas las tasas de interés y los cargos y tarifas aplicable a cada cuenta; y contar con pequeñas y medianas empresas y cuentas conjuntas.

Aunque esas no son las únicas peticiones, desde el seno de la asociación quieren que medie en esta cuestión la Comisión Australiana de Competencia y Consumo, para garantizar que las medidas adoptadas finalmente satisfagan en la mayor medida todos los intereses siendo justas. El objetivo final es devolver al cliente el poder dentro de la banca abierta introduciendo productos que se adapten mejor a sus necesidades, según defienden de la asociación.

Open Banking: el caso de Reino Unido

La medida de Open Banking facilita el intercambio de datos como el usuario desee. Los bancos dejan de tener el poder total y exclusivo de esa información, otorgando el control y gestión sobre los datos a todo aquel que tenga permiso. Por ello, para llevar a cabo esta medida, las entidades financieras incorporan en sus modelos de negocios las APIs para poder permitir que cualquier actor con permiso pueda acceder a los datos de sus usuarios.

Una de las potencias mundiales en situarse a la vanguardia del Open Banking ha sido Reino Unido. El largo recorrido que ha hecho el país hasta implementar esta medida empezó en 2015, cuando adoptaron el Payment Services Directive (PSD2), una ambiciosa reforma que el Parlamento Europeo instauró con el fin de abrir servicios bancarios destinados a promover el uso y desarrollo de servicios de pagos innovadores y móviles.

Esta implementación cambió radicalmente el modelo de actuación de la banca tradicional inglesa y les obligaba a presentar sus datos en forma de APIs estandarizadas y accesibles para cualquier actor. Pero no ha sido hasta el pasado 13 de enero cuando llegó la aplicación oficial de Open Banking a este país.

A partir de esta fecha los principales bancos empezaron la carrera para terminar de adaptarse al nuevo modelo. El objetivo es dar acceso en la gestión de los datos a un número de actores como pueden ser nuevas compañías del mundo fintech o también actores del mundo online. O lo que es igual, con esta aprobación cualquier entidad con permiso puede gestionar pagos o transacciones sin necesidad de llegar a acuerdos con los bancos.

La fase inicial la implementación de Open Banking en Reino Unido es más limitada ya que únicamente proporciona acceso a datos de la cuenta corriente como las tarjeas de crédito. Los datos y toda la información de las otras cuentas de pagos serán incorporadas a lo largo de los próximos dos años.

Autor: Bankia Fintech.