Bankia FintechActualidad

Categoría: Regulación Tech

Recomendaciones fintech del BCE para conseguir ayudas bancarias

06/06/2018

El Banco Central Europeo (BCE) publica una guía “neutral” donde detalla recomendaciones, aspectos y criterios que tiene en cuenta en su proceso de concesión de licencias bancarias para fintech. Estos aspectos están dirigidos a las empresas de servicios tecnológicos y financieros residentes en la zona euro y a los bancos con filiales fintech dentro del sector.

1. Perfil cualificado de la cúpula directiva

Según los requisitos de la guía, el BCE recomienda que para una plena gestión de la entidad los componentes del órgano directivo de la empresa deben contar con un amplio conocimiento y experiencia práctica y teórica para cumplir con sus funciones. Unas destrezas que deberán ser acreditadas respecto a las Tecnologías de la Información y que serán evaluadas por el banco.

Además, la institución especifica que un punto a favor es que las fintech cuenten con un ‘Chief Information Tecnology Officer’ como miembro de la junta ejecutiva de la compañía.

2. Idoneidad de los accionistas

Siguiendo como base las condiciones de la directiva europea 2013/36, la recomendación del BCE también pone gran foco de interés en la participación calificada del accionariado que debe contar con competencias técnicas y de gestión en servicios financieros. Incluyendo otros requisitos propios, entre los que se encuentra una evaluación a todo aquel que posea más del 10% de la entidad fintech o, en caso de que sea muy amplio, a los veinte accionistas principales.

Además, tendrá en cuenta, por un lado, la solidez financiera de los accionistas para comprobar que pueden asumir los riesgos y necesidades de financiación más allá del capital inicial requerido, así como las tasas de crecimiento, y por otro cualquier plan de negocios a través del cual se pueda recaudar fondos adicionales.

3. Gestión del riesgo crediticio

Dentro de sus requisitos también se encuentra la estructura de gobierno y el proceso de decisiones crediticias. Las fintech toman sus propias decisiones en lo que se refiere a la gestión del riesgo crediticio, a sus datos e historiales de crédito, pero para ello muchas veces acuden a servicios externos de ‘credit-scoring’ y a otras alternativas para controlar su nivel de riesgo al conceder un crédito.

En este sentido, el BCE advierte que en coordinación con entidades financieras nacionales revisarán los procedimientos internos del solicitante para evaluar los préstamos, así como los sistemas que utilizan, el tipo de datos que usan y los equipos profesionales que cada fintech dedica para obtener la calificación de crédito.

4. Ciberseguridad y la protección de datos

El hecho de que las fintech cuenten con ayuda externa para trabajar en parte de sus procesos les hace más vulnerables ante los ciberataques. Para prevenir este riesgo, el BCE tendrá en cuenta la existencia de personal interno experto en ciberseguridad para salvaguardar y minimizar el impacto del riesgo cibernético.

Este personal deberá estar especializado para monitorizar, detectar y responder cualquier tipo de incidente. También deberá asegurar la continuidad del negocio y su sostenibilidad teniendo en cuenta que los clientes también podrían ser víctimas.

En este sentido y con la entrada de la nueva regulación europea de protección de datos (GDPR), el BCE tendrá en cuenta las políticas de confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos de las fintech.

5. Plan de cese de actividades

Para el BCE es muy importante trabajar con previsión, otra de sus recomendaciones es la preparación de un plan de cese de actividades que deberá ser presentado en caso de que los supervisores lo pidan.

Lo único que hay que establecer es cómo la fintech podría cesar sus actividades por iniciativa propia, sin dañar a los consumidores ni causar ninguna disrupción en el sistema financiero.

Autor: Bankia Fintech.