Skip to main content

Actualidad

Sala de prensa
Conoce toda la actualidad relativa al programa, los eventos que promovemos y aquellas citas ineludibles en las que participamos. Te contamos cada novedad y dedicamos un espacio muy especial a las startups de Bankia Fintech
Buscamos soluciones de Computación Cuántica, ¿te unes?

Las soluciones de computación cuántica ayudan a reducir los riesgos, a optimizar las inversiones y a conocer mejor a sus clientes; y desde Bankia Fintech se buscan proyectos sobre este ámbito de acción.

La computación cuántica ha encontrado en el sector bancario un lugar perfecto donde poder desarrollar todo su potencial logrando resultados prometedores en poco tiempo. Gracias a la labor innovadora de los bancos, en asociación con startups tecnológicas, el sector financiero se ha convertido en una industria pionera en el desarrollo cuántico.

Bankia Fintech by Innsomnia pone su granito de arena y lanza un reto en su sexta edición para encontrar soluciones de computación cuántica que ayuden a Bankia a reducir los riesgos, a optimizar las inversiones y a conocer mejor a sus clientes. Si eres una startup y tienes cualquier solución basada en algoritmos de “quantum computing”, puedes aplicar a la VI convocatoria de Bankia Fintech by Innsomnia hasta el 30 de noviembre.

Actualmente, la computación cuántica se encuentra en fase de prueba y desarrollo y son los principales bancos del sector los que están apostando por este tipo de proyectos con el objetivo de conocer y explorar los beneficios y aplicaciones de esta tecnología en las diferentes áreas de negocio del banco. Hasta el momento, las pruebas realizadas con ordenadores cuánticos son esperanzadores, ya que permiten resolver en tan solo unos pocos minutos problemas donde no llega la computación clásica.

En los ensayos realizados hasta la fecha, se ha comprobado que las características de la computación cuántica son especialmente útiles para realizar cálculos de optimización o de simulación de escenarios financieros, en los que intervienen numerosas variables y dimensiones que aumentan exponencialmente la cantidad de datos a procesar. De esta manera se logra obtener una solución probable más exacta que la que ofrecía hasta ahora la computación tradicional.

Por ahora, la computación cuántica ha demostrado su utilidad en el desarrollo de algoritmos cuánticos para la optimización de grandes carteras de inversión, la optimización dinámica de carteras, de procesos de credit scoring, de arbitraje de divisas y la valoración y ajuste del precio de derivados. Todo esto ha provocado que la banca haya comenzado a utilizar esta tecnología en la gestión de fondos con el objetivo de conseguir una mayor rentabilidad a igual riesgo y así, revitalizar la actividad comercial de sus gestoras.

Sin embargo, hasta que no llegue la fase de desarrollo comercial, los bancos pueden hacer uso de softwares accesibles a través de la nube que emplean algoritmos inspirados en el funcionamiento de la cuántica y que permiten realizar el tipo de cálculos exponenciales que caracterizan a esta tecnología.

La “supremacía” cuántica de las grandes multinacionales

La principal novedad que traen los ordenadores cuánticos con respecto a los tradicionales consiste en las propiedades de los superconductores que integran sus unidades de proceso, los llamados qubits. A diferencia de los bits clásicos, estos pueden procesar gran cantidad de variables y estados simultáneamente logrando una capacidad de cómputo nunca antes vista.

El origen de esta tecnología reside en los estudios de física cuántica que han permitido, además de averiguar que la naturaleza funciona de este modo, replicarla para el desarrollo computacional, sin llegar a conocer la razón de por qué estos fenómenos.

En medio de esta labor científica, conviven junto a estos investigadores y físicos, diseñadores y ensambladores de equipos cuánticos que conocen bien los principios de la física cuántica y otro amplio grupo formado por startups y trabajadores expertos en matemáticas, inteligencia artificial y machine learning, que sin tener ese conocimiento llegan a desarrollar programas y aplicaciones para estos nuevos ordenadores.

La complejidad de la computación cuántica hace que, por el momento, solo esté al alcance de grandes multinacionales que compiten por la “supremacía cuántica” como IBM, Intel y Google, como indican medios especializados y analistas. Esto se debe a los ordenadores cuánticos requieren de grandes hardware, parecidos a los de los primeros ordenadores tradicionales y, además, han de mantenerse en condiciones de frío extremo para asegurar la estabilidad de las moléculas. De hecho, los lugares de procesamiento cuántico se localizan en los lugares más fríos del planeta con temperaturas cercanas a cero.

Estas grandes compañías suelen poner a disposición de sus usuarios ordenadores cuánticos repartidos por todo el mundo para poder realizar pruebas a distancia. Gracias a ello, se han publicado un gran volumen de trabajos de investigación de terceros sobre aplicaciones cuánticas. Por su parte, los gobiernos también han apostado por la computación cuántica con Estados Unidos y China a la cabeza, con cifras de inversión cercanas a los 1.200 millones de dólares anuales con las que persiguen promover la investigación en todo el país y ofrecer un programa marco educativo en el cual las universidades, la industria y el gobierno colaborarán para consolidar una comunidad de computación cuántica y fomentar nuevas oportunidades económicas.

Autor: Bankia Fintech.