Skip to main content
Advertencia
${ errorMsg }$
Aceptar

Actualidad

Sala de prensa
Conoce toda la actualidad relativa al programa, los eventos que promovemos y aquellas citas ineludibles en las que participamos. Te contamos cada novedad y dedicamos un espacio muy especial a las startups de Bankia Fintech
El Covid-19 ha cambiado la forma en que gestionamos nuestras finanzas… y no hay vuelta atrás

“Lo digital es la nueva norma y tecnologías como la inteligencia artificial y los chatbots juegan un papel vital en la gestión de las finanzas”. Esa es la principal conclusión del estudio realizado por Oracle y Farnoosh Torabi entre más de 9.000 consumidores de 14 países

Que la pandemia del coronavirus ha aumentado la preocupación entre los usuarios por la gestión de sus finanzas no es algo nuevo. Lo que sí lo es, es que, según un estudio elaborado por Oracle y la especialista en finanzas Farnoosh Torabi, un 67% de los consumidores y directivos ya confían más en los robots y la Inteligencia Artificial (IA) que en las personas para gestionar sus finanzas. Y es que, en épocas de inestabilidad económica, los seres humanos tendemos a recurrir a aquello que consideramos más seguro, nos refugiamos en al análisis puro de datos y la estadística, y, por lo general, también tendemos a arriesgar menos.

Según este estudio, en el que se ha analizado una muestra de más de 9.000 consumidores y líderes empresariales en 14 países distintos, la crisis del coronavirus ha aumentado la ansiedad financiera, así como la tristeza y el miedo, lo que nos ha llevado a cambiar la forma en la que gestionamos nuestro dinero. Así pues, las herramientas basadas en el análisis de datos ganan confianza y reputación entre los consumidores al ser consideradas como la mejor forma de optimización de nuestras finanzas, ya que se elimina la parte subjetiva del análisis financiero humano.

Algunos de los datos más relevantes de este estudio con respecto a los líderes empresariales es que 9 de cada 10 directivos están preocupados por el impacto de la Covid-19 en su organización, siendo las preocupaciones más comunes la lenta recuperación económica o la recesión (51%), los recortes presupuestarios (38%) y la quiebra (27%). Además, más de un 70% de ellos ya confían más en un robot que en ellos mismos o que en sus propios equipos financieros para administrarse económicamente. Esto se debe a que la mayoría de ellos cree que los robots pueden mejorar su trabajo en la detección del fraude, en la creación de facturas y en la realización de análisis de costo-beneficio.

Por otro lado, las principales preocupaciones de los consumidores se centran en la pérdida del empleo (39%), la pérdida de ahorros (38%) y la imposibilidad de saldar sus deudas (26%). Mientras que, a su vez, ven a la IA como una aliada para ayudarles a detectar el fraude, reducir sus gastos y realizar inversiones en bolsa. Y no solo eso.

De esta manera, se extrae que un 60% de los consumidores afirman que la crisis sanitaria ha cambiado la forma en la que consumen bienes o servicios, apostando por una compra más digital y afectando al manejo del dinero en efectivo. Algo que ya veníamos vaticinando desde hace años en el programa Bankia Fintech by Innsomnia.

Herramientas fintech para la seguridad financiera de los usuarios

Es aquí donde las herramientas fintech cobran una especial importancia, sobre todo, aquellas que incorporan sistemas de medición y asesoramiento al usuario basado en la IA y el big data. Esto se debe a que estas herramientas son capaces de navegar por la complejidad financiera y entenderla, sacar conclusiones objetivas y facilitar la comprensión del ecosistema financiero a los seres humanos. En este sentido, juegan un papel crucial para asegurar la confianza de las personas.

“Administrar las finanzas es difícil en el mejor de los casos, y la incertidumbre financiera de la pandemia global ha exacerbado los desafíos financieros en el hogar y en el trabajo”, afirma Farnoosh Torabi, experta en finanzas personales y presentadora del podcast So Money. “Los robots están bien posicionados para ayudar, son geniales con los números y no tienen la misma conexión emocional con el dinero”.

Por su parte, el vicepresidente senior de marketing global de Oracle, Juergen Lindner, remarca que “lo digital es la nueva norma y tecnologías como la inteligencia artificial y los chatbots juegan un papel vital en la gestión de las finanzas. Nuestra investigación indica que los consumidores confían en estas tecnologías para acelerar su bienestar financiero por encima de los asesores financieros personales, y los líderes empresariales ven que esta tendencia está remodelando el papel de los profesionales de las finanzas corporativas”. Y añade que “las organizaciones que no adoptan estos cambios corren el riesgo de quedarse atrás de sus pares y competidores; perjudicar la productividad, la moral y el bienestar de los empleados; y luchando por atraer a la próxima generación de talento financiero potenciado por la IA”.

El papel de las soluciones fintech en esta nueva economía para usuarios y pymes no ha parado de ganar importancia, adelantándose a las actuales tendencias. El programa Bankia Fintech by Innsomnia ya ha acogido en sus ediciones anteriores a diferentes startups que tienen como principal objetivo dotar a los usuarios y a las empresas de herramientas para la gestión fácil de sus finanzas, con toda la seguridad y la rapidez que permiten los desarrollos de IA y el big data. Es el caso de Inbonis, una herramienta que ofrece a las pymes un análisis sobre el sector, así como unas pautas sobre cómo ser más rentables en función a las variables analizadas; de Facetrom, que proporciona una evaluación de riesgo de fraude personalizado y en tiempo real, basado en identificación facial; o de OpSeeker, el primer coach financiero basado en la economía conductual y la IA que empodera a sus usuarios mejorando su salud financiera, entre muchos otros proyectos que ya se han convertido en un importante recurso para miles de personas

En definitiva, la actual crisis sanitaria ha servido para acelerar una forma de entender los mercados y el negocio, tanto para la economía doméstica como para las propias empresas. Una transformación en la que veníamos trabajando desde hace años y que ha llegado para quedarse.