Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

Las ‘Big Tech’, un competidor real de la banca tradicional

22/08/2019

Las grandes tecnológicas -Amazon, Google, Facebook, Apple- se han convertido en un competidor real para la banca tradicional, que pide las mismas reglas de juego -y una regulación estable- para todos los actores que pretendan operar en el sector financiero.

Según recoge el informe ‘BigTech Banking', de Miguel de la Mano y Jorge Padilla, las grandes tecnológicas operan en "un vacío legal" en todo lo referente a "la emisión de préstamos, intermediación con divisas o plataformas de envío de dinero". Los autores defienden la necesidad de someter a estos gigantes a una regulación "al menos, tan estricta como las que rigen para las entidades financieras en la Unión Europea".

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido esta idea en numerosas ocasiones. Si bien entiende que la competencia es buena para los consumidores y para los bancos, pues les obliga a ser competitivos, cree que es necesario que todos los actores jueguen con las mismas reglas.

"Desde el punto de vista de la regulación estamos haciendo guantes, estamos entrenando y lo relevante es establecer una regulación clara en dos, tres o cuatro años", aseguró durante su intervención en los cursos de verano de la UIMP.

La Asociación Española de Banca (AEB) también entiende que las Big Tech son un problema para el sector financiero, ya que "están basadas en la explotación de los datos, muchas veces de forma poco transparente para el cliente". Sin embargo, considera a las Fintech una fuente de oportunidades para la banca.

El grado de cumplimiento de la Directiva PSD2 o las leyes de protección de datos no es igual para los bancos tradicionales y las grandes tecnológicas, y los competidores no bancarios podrían emplear estas diferencias en inversión tecnológica o de desarrollo de nuevos productos. Esto supondría una clara ventaja frente a las entidades financieras, como ya aventuró Bankia en un informe remitido a la CNMV en 2017: "El aumento (...) de proveedores no tradicionales de servicios bancarios tales como empresas tecnológicas (...) podrían ofrecer tipos y precios más agresivos, dedicar mayores recursos a tecnología, infraestructura y marketing, ofrecer productos o servicios singulares o nuevos enfoques a los productos bancarios tradicionales", que la banca tendría limitados, principalmente porque el acceso a los datos de sus usuarios ha estado siempre muy vigilado en aras a proteger al cliente final.

Aunque al ritmo que crece la innovación en el sector este documento pudiera parecer obsoleto, lo cierto es que permanece perfectamente vigente y muestra los grandes retos a los que debe enfrentarse el sistema financiero global actual con nuevos jugadores que quieren "romper el status quo", como afirmó recientemente Goirigolzarri en referencia a las Big Tech. "Nuestro negocio va de confianza y el único propietario de los datos es el propio individuo", concluyó.

Autor: Bankia Fintech.