Bankia FintechActualidad

Categoría: Blockchain

Blockchain, el internet del valor

25/06/2018

Autor: Alberto G. Toribio, especialista en Blockchain e Innovación en Bankia.

Los nombres de Apple, Google o Facebook forman hoy parte de nuestras vidas. Se trata de unos gigantes que han sido capaces de situarse a la cabeza de la economía mundial gracias a los datos. La nueva economía se construye sobre una red que nos conecta a todos, su valor más importante es lo que transmitimos a través de ella, y estas compañías lo han aprovechado para buscar su hueco en el mercado.

Las revoluciones tardan tiempo en ser percibidas. Por eso hoy, 9 años después de la puesta en funcionamiento la primera red de Blockchain, hemos comprendido que lo que conocemos como Blockchain tiene que ver en realidad con un nuevo Internet: el Internet del valor. En lugar de información, en esta nueva red se transmiten títulos de propiedad de cosas, físicas o digitales. Blockchain tiene potencial para cambiar el mundo que conocemos al igual que lo hizo Internet.

Mientras los gigantes tecnológicos de hoy han crecido a través de la explotación de los datos, existe una oportunidad de crecimiento para la industria financiera a través de la explotación de la valiosa mercancía que circula por el nuevo Internet: los tokens.

Los tokens

La moneda digital Bitcoin es el primer título digital que se transmite a través de una red Blockchain. Representa la titularidad de una cantidad de dinero y se transfiere a través de una red que como Internet, es global y conecta a todos.

Del mismo modo que el email supuso la primera aplicación disruptiva para enviar datos en el Internet de la información, Bitcoin es la primera aplicación construida sobre el Internet del valor, y su propósito es el de transferir dinero. Tras la invención del equivalente al email, es solo cuestión de tiempo el que lleguen los siguientes Google, Apple y Facebook.

Los bitcoins no son los únicos títulos digitales que se pueden transferir a través de una red de Blockchain. Muchas empresas ya se han conectado a redes Blockchain para crear y transferir sus propios títulos que representan litros de combustible, kilowatios/hora de energía o bonos de deuda. Enviar y recibir la titularidad de cualquier cosa es hoy más fácil que nunca gracias a esta tecnología.

Un token es un título digital que puede ser transferido en una red Blockchain. A diferencia de Bitcoin, los tokens son emitidos y respaldados por compañías, y pueden representar cualquier cosa. Este token podrá ser transferido entre personas a través de una red Blockchain, se podría enviar uno de estos tokens desde España a China con muchos menos costes.

Ethereum es una de las redes Blockchain más populares donde se transfiere dinero y otros tipos de tokens creados por compañías privadas. Por ejemplo, las compañías de energía utilizan un tipo de red basada en la tecnología Ethereum para transferir tokens que representan la titularidad de kilowatios/hora de energía en sus pruebas piloto.

Mientras las redes Blockchain públicas como Ethereum atraen a empresas que ven valor en conectarse a una red abierta donde pueden enviar y recibir tokens de cualquiera, también existen soluciones semi públicas creadas por consorcios y grupos privados, como Alastria, que es uno de los consorcios Blockchain más populares. Está formado por la mayoría de grandes entidades financieras españolas, pero también por empresas de infraestructuras, de energía o pequeñas startups. A pesar de sus diferencias con las redes Blockchain públicas, muchos de estos consorcios llevan a cabo de distinta forma el mismo propósito: transferir valor.

Transferir valor

Una de las cosas que hacemos en Bankia es innovación, y gran parte de ella tiene que ver con reinventar lo que hacen nuestros clientes en su día a día. Transferir valor es una de esas cosas.

Muchas empresas han decidido apoyarse en socios como Bankia para explorar la creación de sus propios tokens. Cuando una empresa envía a otra uno de estos tokens, un nuevo titular queda registrado en la red Blockchain, así de simple. De esta forma, la transmisión de activos en el día a día a través de este Internet del valor es mucho más ágil y transparente.

Otra de las ventajas de los tokens es su trazabilidad. Por ejemplo, algunas empresas están utilizando tokens para representar la titularidad de una cantidad de acero durante toda la cadena de suministro. De esta forma, es muy sencillo conocer información sobre el estado y el recorrido de determinados productos o lotes.

Utilizar tokens para representar la titularidad y el estado de activos físicos también es otra posibilidad, especialmente cuando hay muchos actores involucrados en un proceso. En la cadena de suministro del automóvil, por ejemplo, existen multitud de actores que deben gestionar información sobre cada vehículo: reguladores, empresas de manufactura, logística y vendedores, entre otros. Imagina poder gestionar el estado de cada vehículo con un token digital, de forma que se pueda consultar una única historia completa del vehículo compartida por todos. Algunas compañías de automóviles ya lo hacen.

El futuro es ahora

Utilizar tokens para transferir valor o no hacerlo es hoy el equivalente a enviar emails o seguir procesando cartas en una organización. Por este motivo, en Bankia hemos apostado por entender cómo funciona la tecnología Blockchain a través de la colaboración en los proyectos de innovación de nuestros clientes corporativos.

Así es como estamos ayudando las empresas a llegar al siguiente nivel. Una de las primeras cosas que hicimos para conseguir este objetivo fue diseñar la plataforma Stockmind, una herramienta de tokenización que permite crear soluciones que utilicen tokens de manera sencilla. Uno de los retos a los que habitualmente se enfrentan nuestros clientes empresariales es el de construir el prototipo de una idea de negocio con tecnología Blockchain a contrarreloj. Stockmind les permite resolver este problema y contar desde el principio con un socio bancario, que puede cubrir las necesidades de contratación de productos financieros en los procesos de creación de tokens.

Estar día a día el en ojo del huracán nos permite ver con claridad que El Internet del Valor se está consolidando de forma mucho más rápida que otras tendencias. Hace tan solo dos años de la primera tímida inversión de una entidad financiera en una compañía de Blockchain, hoy la mayoría de ellas forman parte de consorcios. Es probable que en poco tiempo transferir tokens sea tan natural en las organizaciones como lo es hoy enviar un email.