Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

La EBA se centrará en 2019 en vigilar los riesgos y oportunidades del sector fintech

19/12/2018

Como cada año, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por las siglas en inglés de European Banking Authority) ha publicado su plan estratégico anual en el que destaca sus prioridades para el año entrante. Durante el próximo curso, la EBA centrará su mirada en cinco grandes bloques, entre los que se encuentra la vigilancia de los riesgos y oportunidades derivados del sector fintech. Y es que, tal y como reconoce el EBA 2019 Working Program, “la innovación financiera ofrece grandes oportunidades, pero también plantea nuevos desafíos y riesgos” a los que habrá que dar respuesta.

Así, en este punto se detiene para reforzar la línea que ya fijó en su hoja de ruta para el sector fintech a principios de 2018, que es apostar por la innovación de productos, incluida la implementación de un marco de seguridad sencillo y transparente, y por definir y fijar los estándares para una financiación sostenible.

Asimismo, la EBA trabajará para autorizar y regular la creación de sandboxes regulatorios (un entorno de prueba regulado) y ciberseguridad para la protección del consumidor, el impacto del fintech en la resolución de entidades de crédito y también las actividades de lavado de dinero. “La tecnología financiera afectará a muchos aspectos de la banca, como los modelos de negocio y la interacción con el consumidor (la información y el cumplimiento), así como al desarrollo de nuevos fondos”, explica el programa.

A través EBA FinTech Knowledge Hub, la EBA se compromete a facilitar el intercambio de información y experiencias, para crear conciencia y para respaldar la transferencia de conocimiento en el sector fintech, y aglutinar a través de este organismo algunos de sus objetivos clave para el año próximo.

Otras prioridades

Además de centrarse en las oportunidades y riesgos que emergen del desarrollo del fintech, el organismo supervisor de la banca europea establece otras líneas de acción prioritarias:

  • Vigilar la implementación de Basilea III: la EBA quiere centrarse en establecer un reglamento único para la resolución y supervisión de entidades.
  • Convertirse en un centro de datos a escala europea: no sólo para los organismos sino también para el público en general. La EBA considera que abrir el acceso a la información que maneja permitirá una mayor transparencia al facilitar la divulgación de los datos de las entidades bancarias. Además, sus políticas se apoyarán en una gran base de datos por lo que ganarán visibilidad en el seno de la UE en términos de supervisión y regulación.
  • Limitar el impacto del traslado de la EBA de Londres a París: la sede de este organismo se traslada a París como consecuencia del Brexit pero la EBA trabaja por reducir la huella que pueda producir entre su plantilla y algunos grupos de interés.
  • Aumentar la capacidad de absorción de pérdidas y la recapitalización de los bancos para evitar que recurran a ser rescatados con fondos públicos.

Además de estas prioridades, la Autoridad Bancaria Europea se ha fijado otras entre las que destacan la defensa al consumidor y el apoyo al sector financiero y bancario, de cara a las consecuencias que vaya a acarrear la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Autor: Bankia Fintech.