Bankia FintechActualidad

Categoría: Análisis y debates

El banco del futuro será invisible

21/10/2016

En 2030 la tecnología hará que los bancos sean invisibles para los consumidores según KPMG. Estarán escondidos tras un sistema de inteligencia artificial tipo Siri que recogerá todos nuestros datos, personales y financieros. Para aterrizar ese concepto de futuro KPMG ha presentado a EVA (Enlightened Virtual Assistant), una solución digital que utiliza el análisis de datos avanzados, la autenticación por voz, el Internet de las Cosas, las APIs y el almacenamiento en la nube para ayudar a sus clientes.

Según la visión ofrecida por la consultora, importantes campos del negocio tradicional de la banca podrían desaparecer. "Los servicios de atención al cliente o los equipos de ventas podrían ser cosas del pasado y la transición no será fácil", señalan desde KPMG. ¿Quiénes ganarán? Aquellos que sean capaces de optimizar la utilización de sus datos, reducir costes, diversificar su red de acuerdos comerciales y garantizar la seguridad de sus servicios frente a eventuales ciberataques.

Para ilustrar esta visión del futuro de la banca, KPMG ha imaginado a un descendiente de Siri, EVA, que realizaría funciones como, por ejemplo, alertar al usuario de que su gasto en comida basura ha crecido al poder analizar los datos de las últimas compras. Tras cruzar estos datos con los obtenidos por las aplicaciones móviles de salud o los wearables del usuario, EVA puede sugerir clases de yoga o libros relacionados con el tema para pagar después por ellos.

Si se le pregunta al sistema por nuestras finanzas, EVA sería capaz de decirnos, por ejemplo, que ha desplazado algunos ahorros para obtener un mejor tipo de interés y que ha llegado un cargo inesperado de otro país del que se ha solicitado el reembolso.

En esta visión no existe una aplicación móvil de banca como tal, ya que el acceso al dinero está interrelacionado con muchos aspectos de la vida diaria, que también están conectados. Esto significa que la interfaz que se ofrecería a los clientes terminaría siendo ofrecida por gigantes de la tecnología como: Google, Apple y Facebook; convirtiendo a los bancos en gestores de la parte interna.

Autor: Nerea Castro (@nerea_castro