Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

Identificaciones digitales para optimizar servicios y reducir el fraude

12/12/2018

“Introduzca su PIN”, “su clave” o “las posiciones x e y de su tarjeta de coordenadas” son órdenes recurrentes que a cualquier usuario de banca online resultarán muy familiares. Sin embargo, este tipo de identificación tiende a perder fuelle entre las instituciones bancarias, que trabajan en implementar identificaciones digitales mucho más complejas donde entran en juego disciplinas como la biométrica o el blockchain. Y es que, llegará un día en que los usuarios de banca se olvidarán de sus contraseñas numéricas y pasarán a identificarse con su propio cuerpo. Abrir una cuenta bancaria con un selfie, ordenar una transferencia sólo con la identificación de la voz, o la lectura del iris, será posible en el corto plazo.

Verificar con exactitud la identidad es fundamental para evitar ciberataques o al menos minimizar el fraude a través de la verificación de personas y entidades. Asimismo, ayudará a los bancos a reducir la burocracia asociada a la recopilación de datos de un usuario haciendo estas gestiones más eficientes, menos propensas a errores, más económicas y menos invasivas para el cliente.

La banca advierte, no obstante, que éste debería ser un sistema de identificación que trascendiera a las propias instituciones financieras y se instalara en el comercio, la industria, la sanidad, etc. para extraerle una mayor rentabilidad a los datos proporcionados. Disponer de toda la información necesaria para crear “trajes a medida”, proteger del fraude y mejorar la experiencia del consumidor son los principales argumentos esgrimidos para implementar las identificaciones digitales complejas.

El caso de la India

El caso de identificación de la India trasciende a los sistemas de autenticación electrónicos actuales. El gobierno de la India ha instalado un sistema de identificación para sus ciudadanos, probablemente el más desarrollado y ambicioso del mundo, basado en datos biométricos que cuenta con un código de identificación individual de 12 dígitos.

Este número recibe el nombre de Aadhaar. Recoge datos personales y biométricos (huella dactilar e iris, entre otros) de los más de 1.200 millones de residentes que ya disponen de este sistema de identificación. Aunque se puede utilizar como un único documento de identidad, las cuentas bancarias de estos ciudadanos aún no están vinculadas con los números de identificación Aadhaar, siendo un objetivo del gobierno a futuro.

En la actualidad, bancos e instituciones financieras lo utilizan para la mantener actualizada su base de datos Know Your Customer (KYC).

Autor: Bankia Fintech.