Bankia FintechActualidad

Categoría: Análisis y debates

Llegó la hora de ‘seducir’ al usuario

15/02/2017

La gestión de carteras de inversión no cuenta con un extenso desarrollo en España y está limitada a pocos -aunque cada vez más- agentes. Sin embargo, si se fija la vista en el exterior, es fácil pensar que los portfolios de inversión se van a convertir en un fenómeno cada vez más extendido en nuestro mercado financiero ante la ingente cantidad de plataformas de gestión de finanzas personales que están surgiendo. Buena parte de ellas se dejó ver la pasada semana en Finovate Europe, la versión europea de este evento fintech mundial que ha sabido liderar el ecosistema de las nuevas tecnologías financieras antes de que la palabra ‘fintech' se pudiese de moda.

Finovate Europe cuenta con un formato singular, que lejos de keynotes y presentaciones al uso, se basa en dos días de muestra de demos en serie: cada empresa cuenta con 8 minutos para contar lo que quiera sobre su producto ante un público heterogéneo compuesto por: banca, inversores, periodistas e influencers. Así hasta 70 firmas en dos días.

Del torrente de ideas y lanzamientos que se presentaron este año en el escenario principal una conclusión quedó muy clara: las aplicaciones de nuevos pagos y transferencias ya no son los productos más sexys del sector. La atención recae ahora sobre la gestión de finanzas personales y de portfolios de inversión; y la ocupación de las fintech ya no está en el core bancario, con complejos productos para agilizar o abaratar el trabajo interno de la banca. Engagement on-boarding; éstas son las claves. Vender, hacer negocio. Posicionarse como un servicio estratégico B2B para que el contratante -sea una entidad financiera o cualquier fintech B2C- pueda captar mejor a su cliente final.

Nuevas plataformas para la gestión de carteras de inversión, para optimizar la búsqueda web o facilitar el clic final (y la compra) fueron las protagonistas de un escenario que mezclaba nombres ya consolidados con nuevas firmas. Los avances en la biometría para facilitar la ciberseguridad o los pagos, también tuvieron su espacio: el reconocimiento facial, "firmar con los ojos", registrar los dedos de una mano... Todo para garantizar la seguridad y confianza del usuario final. Aunque, como se dijo sobre el escenario, la biometría lleva más de 25 años con nosotros y lo que todavía está por diseñar es cómo conseguir que sea escalable y, por lo tanto, extensible. 

Por último, la realidad virtual también se presentó como un fenómeno incipiente para facilitar una gestión más visual y ágil de las finanzas. Sin embargo, su éxito está por ver. «La mejor forma de predecir el futuro es crearlo», dijo el director ejecutivo de Mysis sobre el escenario.Y en eso están las fintech.

Autor: Bankia Fintech