Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

La nueva normativa europea impulsa la colaboración entre banca y empresas fintech

03/07/2019

Septiembre de 2019. Esta es la fecha en la que se pondrán en marcha algunos aspectos de la nueva Directiva sobre servicio de pagos (PSD2); entre otros aspectos: la apertura de la competencia bancaria al resto de países de la Unión Europea y la necesidad de licencias para las empresas fintech. Para ello, las propias fintech se configuran como una oportunidad para la banca tradicional en cuanto a la integración de sus tecnologías y la optimización de los servicios al cliente.

Por una parte, a partir de esta fecha los consumidores podrán acceder a una mayor oferta respecto a la contratación bancaria. Cualquier banco europeo podrá venir a España a ofrecer sus productos, como también cualquier banco español podrá acceder a otros mercados europeos sin restricciones. De otro lado, las empresas tecnológicas financieras deberán contar la licencia que expida el Banco de España para poder operar junto a la banca. Por el contrario, podrán acceder a los datos de los clientes que obran en manos del banco, siempre que el usuario lo autorice.

Es, por tanto, un escenario disruptivo en el que existirá una mayor competencia y donde adquirirá mayor relevancia el campo de los datos. En este punto las fintech pueden aportar un importante valor a la banca, más allá de la agilización y optimización de procesos que ya se han venido integrando en los últimos años.

El cambio de hábitos de los clientes junto con la reestructuración del sector bancario durante los años de la crisis, refuerza la necesidad de la cooperación. En un primer momento las fintech operaban principalmente en los nichos a los que no llegaba la banca, aportando eficiencia, conocimiento especializado y experiencia, además de generar negocio. La evolución natural de esta sinergia convierte a la banca en el principal interesado en integrar y coparticipar del sector fintech, para abanderar los nuevos servicios de valor añadido que conseguirán diferenciar su oferta.

La posibilidad de inclinar la balanza de las decisiones del consumidor un entorno tan competitivo como el que se vislumbra en el corto plazo, exige mejorar la oferta de servicios financieros punteros, ágiles y funcionales, a través de la reducción de costes y la integración de la tecnología, obteniendo a cambio una mejor información del cliente para conocer mejor sus necesidades y poder adaptar y personalizar sus productos y servicios.

Autor: Bankia Fintech.