Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

La tecnología fintech, una aliada del transporte sostenible

08/04/2019

La movilidad en las ciudades es uno de los grandes retos presentes y futuros en el ámbito mundial. Las grandes compañías automovilísticas destinan parte importante de sus recursos a encontrar soluciones apoyándose en la tecnología: inteligencia artificial, machine learning o big data. Son tecnologías esenciales para la conectividad y la movilidad del futuro próximo. Porque uno de los ejes centrales de las investigaciones reside en ofrecer nuevas oportunidades de transporte público y/ o compartido para aliviar la congestión de las ciudades.

En este sentido, VISA, conjuntamente con la Universidad de Stanford, ha presentado los resultados de una investigación en la que han participado más de 19.000 viajeros urbanos de 19 países. “Uno de los mayores estudios globales dedicados al análisis de la creciente demanda de transporte público y privado, y del importante papel que el comercio digital juega en el impulso del crecimiento sostenible”, se obtiene como conclusión de la elaboración del informe que toma el título de “El futuro del transporte: movilidad en la era de las megaciudades”, y en el que también se han apoyado, en su elaboración, en operadores de transporte, empresas automovilísticas y startups.

Entre las conclusiones que se extraen del informe destaca el enorme poder de los medios de pago accesibles en el transporte público actual como un elemento disuasorio evidente. Así, el informe apunta a que, si hubiera más facilidades de pago “se incrementaría el uso del transporte público un 27%”; de hecho, el 41% de los encuestados afirmó que es una “molestia” que sólo se acepte efectivo. Asimismo, cerca de la mitad de los entrevistados tildó de “problema” el hecho de que haya que usar diferentes soportes para los diferentees medios de transporte. VISA, en consecuencia, lanza las siguientes recomendaciones:

  • Es imprescindible crear una experiencia de pago más sencilla y ágil para el viajero urbano.
  • La integración de autenticación en los medios de pago (identificación digital) debe ir de la mano con la creación de nuevos medios de pago.
  • Inversión en conectividad.

El hecho de que la población se concentre cada vez más en las grandes ciudades, unido a unos niveles de contaminación que alarman cada vez más a los organismos expertos, sugieren que las ciudades deben tomarse en serio la búsqueda de soluciones para promover el transporte público eficaz, eficiente y sostenible. Algunos países como Suecia, ya han implantado (ante el desuso del efectivo) sistemas de pago revolucionarios, como un microchip que se inserta en la palma de la mano y reconoce los datos bancarios por biometría. Este quizá sea un paso agigantado en España, ya que el uso de las tarjetas bancarias y, cada vez más, los wallets digitales, son sistemas que van dejando de lado los billetes y monedas. Ciudades como Madrid ha introducido este mismo año el pago contactless en su EMT (Empresa Metropolitana de Transporte) que está ahora en su segunda fase de implantación, que concluirá – si se cumplen las previsiones-, en el próximo mes de junio. Ya en 2020, el sistema abarcará gran parte de la red de transporte público municipal (autobús, servicio de alquiler de bicicletas BiciMAD, Teleférico y aparcamientos).

Paloma Real, directora general de Mastercard España, citaba en un artículo de opinión el caso del Transport of London como un caso de éxito: “en Londres ya se realizan más de 12 millones de trayectos contactless semanales, y el 40% de las transacciones en el metro son ya sin contacto”. Por otro lado, señalaba “la reducción del 35% en los costes de recaudación, lo que supone más de 100 millones de libras de ahorro anual”.

Todos los datos miran hacia las fintech como un verdadero aliado en la gran batalla por el preservar el medioambiente, por la sostenibilidad de las ciudades y el futuro de la movilidad y el transporte urbano. Explorar sus bondades no es un ejercicio que deba resultar ajeno a los gobiernos locales, regionales y nacionales, destaca VISA. Incrementar el uso del transporte público un 27%, sólo implantando medios de pago digitales sería ya un revulsivo para la lucha contra la contaminación atmosférica, ya que significaría que circularía un 27% menos de vehículos privados en los grandes núcleos urbanos. A modo de ejemplo, sólo en Barcelona, supondría que diariamente se registrarían 1,2millones menos de desplazamientos.

Autor: Bankia Fintech.