Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

La tecnología revoluciona el mercado inmobiliario

20/03/2019

Los últimos diez años han planteado diferentes desafíos al mercado inmobiliario, especialmente, a las empresas que administran las viviendas, las agencias, y a las entidades bancarias que han acumulado un gran número de activos inmobiliarios tras la crisis.

Entre los retos a los que deben enfrentarse, destaca la transformación digital que está sufriendo el sector. No sólo las inmobiliarias tradicionales deben actualizarse en este sentido, sino que el nacimiento de nuevas empresas nativas digitales está cambiando el paradigma inmobiliario en el ámbito internacional, y también en España. Estas empresas se denominan Proptech (una simbiosis de los términos anglosajones "property" y "technology"), y son startups que ofrecen soluciones disruptivas mediante tecnologías como el blockchain, la inteligencia artificial (IA) o el Big Data.

Casi en paralelo con este proceso de digitalización, nace la normativa europea PSD2 (Second Payment Services Director), de acceso a los pagos digitales y la información sobre las transacciones de pago por parte de terceros. La normativa regula la gestión de las APIs de open banking, que permiten la democratización de la información previa aceptación por parte del usuario final, lo que da un empujón al sector inmobiliario que tiene, por primera vez, acceso a una valiosa bolsa de datos financieros personales que hasta el momento permanecían "ocultos" y que ahora permiten a éste y otros sectores conocer al potencial cliente y ofrecer productos y servicios a medida. Todo el flujo de información y datos y su posterior utilización es el puente que conecta al sector inmobiliario, a las proptech y al open banking.

Los beneficios que se desprenden de la unión de la tecnología con el sector inmobiliario, el open banking y con el 'empujón' de la regulación europea, se reparten entre clientes y empresas relacionadas con el proceso. Por un lado, los clientes pueden optar por prescindir de un intermediario y dirigirse directamente a las plataformas web y gestionar toda la burocracia relacionada sin salir de su casa. Por ejemplo, Clicpiso, una de las 17 startups de la IV convocatoria de Bankia Fintech es una proptech que ha creado “una forma nueva de vender una casa, digitalizando todos los procesos y permitiendo al usuario que venda su casa desde el sillón y cobrarla en siete días”, explicaba Francisco Moreno, CEO y fundador de la organización, en una entrevista. Se trata de la primera startup española de proptech que compra y paga directamente una vivienda en menos de siete días “sin comisiones ni papeleos”. La tecnología se pone aquí al servicio del cliente para ofrecerle un producto y un servicio a medida, transparente, rápido y con todas las certificaciones de seguridad en el proceso.

Por su parte, las entidades relacionadas con el mercado inmobiliario encuentran un aliado en la tecnología al ganar tiempo, por ejemplo, validando la idoneidad de un potencial cliente (inquilino, comprador, etc.) en un proceso online (verificar la entidad bancaria del potencial cliente, su fiabilidad financiera, su adscripción a alguna lista de morosidad, etc.) que se resuelve casi en tiempo real y evita las idas y venidas de documentación, llamadas, esperas, etc. En definitiva, para clientes y empresas se abre un mundo de oportunidades para mejorar el customer journey y la rutina productiva en el seno de la compañía con la tecnología como aliado.

Aun con todo, el sector inmobiliario tradicional sigue anclado en sus raíces y sólo las grandes compañías han comenzado sus procesos de transformación digital. Sus hermanas menores, las nativas digitales proptech, están haciéndose con una parte importante del pastel inmobiliario, en muchas ocasiones trabajando conjuntamente con grandes entidades financieras que buscan deshacerse de sus activos inmobiliarios de una manera ágil y transparente para el consumidor.

Autor: Bankia Fintech.