Bankia FintechActualidad

Categoría: Actualidad

Web Summit, la esencia de los “pequeños”

13/11/2019

Detrás de cada evento, cada afterwork o presentación de Bankia Fintech by Innsomnia en un ecosistema internacional, está el equipo liderado por Belén Forés, de Digital Events. Anualmente, Bankia Fintech by Innsomnia -la primera aceleradora colaborativa de tecnología financiera de España- asiste a más de diez ferias internacionales con presencia activa y con un objetivo claro: atraer el mejor talento al programa de aceleración líder en nuestro país.

Torre de Babel, así es como definiría uno de los eventos de referencia para el ecosistema startup y corporate, el Web Summit. Un encuentro anual -celebrado en Lisboa- capaz de agrupar a un número ‘infinito' de personas, más de 70.000 (entre los que se cuentan emprendedores e inversores, representantes de grandes compañías y medios de comunicación, etc.), absolutamente heterogéneas y venidas de los lugares más remotos del planeta -más de 163 países estuvieron representados en esta última edición- para compartir conocimiento, talento, innovación y negocio.

Cuando pienso en la esencia que desprende Web Summit, me viene a la cabeza esta cita de Balzac o de Bernard Williams (*): "El talento es una llama" y, como tal, no encuentra fronteras. La conferencia tecnológica lisboeta destaca por ser un encuentro en el que los pequeños se vuelven grandes, y los grandes pasan a un nada discreto segundo plano. La opulencia no deslumbra a la fuerza del talento. El certamen es un caldo de cultivo perfecto para promover el networking friendly, como nos gusta en Bankia Fintech by Innsomnia.

Ese ‘buen rollo', esa cercanía, la he podido disfrutar sobre todo visitando startups; reconozco que no he podido conocerlas a todas, hubiese sido una tarea del todo imposible ya que han participado más de 2.000 según la organización. Pero, de entre todas las que he podido descubrir, las que más me han sorprendido han sido aquellas provenientes de lugares a los que el imaginario europeo no reconoce como "innovadores", "disruptivos" o "revolucionarios tecnológicos". Países como Ghana, Angola o Etiopía, por citar algunos, no están en el mapa del talento fintech y deberían.

Estas emergentes de naciones, a priori, ajenas a la transformación digital han llegado dispuestas a demostrarle al resto del mundo que ellos también saben y pueden. Son jóvenes y no tan jóvenes que han tenido que superar barreras económicas, lingüísticas, políticas e incluso religiosas, y que no dudan un instante en presentarnos entusiasmados sus proyectos. Siempre con una sonrisa, desprendiendo fuerza y voluntad, diciéndole al mundo que, si su llama prende, arrasará, como la llama de Balzac -o de Williams (*)-. Esos emprendedores saben valorar las oportunidades que brinda asistir a Web Summit y están dispuestos a rentabilizarlo al mil por mil.

El congreso tecnológico, todo un referente mundial, ha sabido, asimismo, hacer de su fuerza un baluarte en defensa de los grandes retos globales, la sostenibilidad del planeta y promoviendo un alegato a favor de la privacidad y la democracia, poniendo la innovación en el centro de la solución.

Por todo esto doy las gracias a eventos como Web Summit, por conseguir que, al menos durante unos días, los más "grandes" y los más "pequeños" convivan en un mundo global con una voz única, con una mira común: hacer mejor el mundo sirviéndonos de una poderosísima arma, el talento y la innovación. Esos grandes pequeños, en el caso de España, llegan a los foros de referencia gracias a organismos como ICEX España Exportación e Inversiones, que destina importantes recursos para proporcionar un trampolín a nuestras startups, ayudándoles en su internacionalización y, por tanto, haciendo global el talento local.

¿Cuáles son las siguientes escalas internacionales de Bankia Fintech? Hoy mismo partimos al Slush, en Helsinki. Nos esperan Múnich, París, Israel, etc. Veremos si alguno nos sorprende con su lado humano y potencial, al menos tanto como el Web Summit.

(*) Según la fuente, se atribuye a Honoré de Balzac o a Bernad Williams, con diferentes finales "el genio es un incendio" o "el genio es fuego".

Autor: Belén Forés, de Digital Events.