Skip to main content
Advertencia
${ errorMsg }$
Aceptar

Actualidad

Sala de prensa
Conoce toda la actualidad relativa al programa, los eventos que promovemos y aquellas citas ineludibles en las que participamos. Te contamos cada novedad y dedicamos un espacio muy especial a las startups de Bankia Fintech
Patent Box: la ayuda fiscal a la I+D+i más desconocida

Deloitte propone una reforma integral de este incentivo para adaptarla al marco jurídico europeo.

Las empresas innovadoras cuentan con diferentes fórmulas para reducir el pago del Impuesto de Sociedades. Entre las figuras más conocidas se encuentran las bonificaciones a la Seguridad Social por contratar a profesionales investigadores o las reducciones por la inversión en I+D+i. Sin embargo, existe una vía que muchos tildan como la gran desconocida, quizá porque año tras año pasa desapercibida para más del 99% de los contribuyentes. Se trata de Patent Box, “una reducción en la tributación de las rentas que provienen de la explotación de ciertos activos intangibles como, por ejemplo, patentes, (…) concebido como un medio para fomentar la actividad innovadora de las empresas españolas, con el objetivo de promover su competitividad, crear empleo de calidad y retener y repatriar el talento, reduciendo la dependencia tecnológica del exterior y propiciando la necesaria digitalización de los distintos sectores económicos” (artículo 23 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades).

Según los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria, solo un 0,015% de los contribuyentes por el Impuesto sobre Sociedades designó el Patent Box, es decir, solo 243 empresas se beneficiaron de este aspecto en 2017. Esta cifra actualmente está bajando y uno de los motivos es el propio desconocimiento de las ventajas que ofrece este beneficio fiscal, además de que no es oro todo lo que reluce.

Si bien Patent Box nace en 2008 para “animar la actividad innovadora de empresas españolas con el objetivo de suscitar su competitividad, crear empleo de calidad y retener el talento”; lo cierto es que su aplicación tiene amplios márgenes de mejora tal y como lleva advirtiendo Deloitte desde 2020 puesto que, defienden, “España no aprovechó todo el margen de mejora que permitía el marco jurídico internacional” en la última reforma de esta Ley en 2018 que, lejos de alinear el régimen español con el marco propuesto en la UE en este sentido, se “restringió más aún su ámbito de actuación”.

 

Propuesta de mejora para la reforma Patent box

El momento de crisis sanitaria actual es “apto” para generar una mejora a la reforma del Patent box según la consultora que propone cuatro medidas para promover la utilidad de esta ayuda fiscal:

  1. Seguridad jurídica. Se trata de facilitar y resolver las dudas existentes en torno a algunos términos técnicos de la regulación a los que se condiciona la aplicación.
  2. Aumentar el porcentaje de reducción. Actualmente, el porcentaje de reducción aplicable a las rentas de la explotación de los activos intangibles estaba en un 60%, y se propone aumentarlo en un 70% – 80% para equipararlo con países de la UE.
  3. Ampliación de los activos capaces de beneficiarse del Patent box. Se propone extender la categoría de activos y el concepto de software, no solo al avanzado sino también, añadiendo la propiedad intelectual e industrial.
  4. Incremento de los negocios jurídicos. Se planea ampliar los negocios jurídicos que dan derecho a la aplicación del beneficio, incluyendo las rentas por la venta de productos fabricados o servicios prestados que impliquen una utilización implícita del activo intangible desarrollado.

Por todo ello, el Gobierno parece creer que es el momento para la mejora de este instrumento y así mejorar la eficiencia de algunas acciones para la digitalización de la economía y fortalecer el I+D+i de las empresas y startups.