Skip to main content
Advertencia
${ errorMsg }$
Aceptar

Actualidad

Sala de prensa
Conoce toda la actualidad relativa al programa, los eventos que promovemos y aquellas citas ineludibles en las que participamos. Te contamos cada novedad y dedicamos un espacio muy especial a las startups de Bankia Fintech
Raquel Sánchez Buendía: "orgullosa del ecosistema fintech"

Raquel Sánchez Buendía, Directora de Bankia Fintech-CaixaBank & Innovation Research, responde a unas preguntas sobre la evolución, hitos y cultura del programa Bankia Fintech y el ecosistema startup

Con la VI edición del programa Bankia Fintech en marcha, hemos entrevistado a Raquel Sánchez Buendía, directora de Bankia Fintech-Caixabank & Innovation Research, que nos ha relatado la evolución del mayor programa Fintech de España a lo largo de sus cerca de 5 años de existencia. Además, hemos conocido su punto de vista sobre el ecosistema startup y la relación con los participantes del programa.

 

Pregunta. Con VI ediciones a sus espaldas, Bankia Fintech by Innsomnia ya es una auténtica referencia en el ecosistema de startups español. Todos conocemos su crecimiento, pero ¿qué lo hace tan diferente y atractivo?

Respuesta. Llevamos ya seis ediciones, seis programas de andadura. Pienso que nos hace especiales nuestro interés por querer buscar desde el inicio la manera de construir un formato win-win con las startups, y desde ahí hemos ido evolucionando todas las partes que formamos este ecosistema Fintech. Y con esto quiero decir que ha evolucionado el programa, esta familia integrada por las startups, por Innsomnia, que es nuestro partner y que está ahí en el día a día, y por nuestros equipos de Innovación y Negocio dentro del banco.

Cada año nos hemos reinventado y adaptado a las evoluciones que nos pedían tanto nuestros clientes, como también nuestros equipos de Innovación y Negocio, e Innsomnia, con el que hemos estado alineados de manera perfecta desde el inicio y a lo largo de las seis ediciones que ya llevamos. Buen ejemplo de este trabajo es, precisamente, esta última edición del programa que ya se encuentra en el proceso de selección, que ha contado con la participación de más de 200 startups, de ellas más de 40% de carácter internacionales, y con un total de 28 países representados. Todo esto nos hace estar cada vez más orgullosos del programa Bankia Fintech.

 

P. ¿Cómo surgió la idea de una iniciativa tan innovadora?

R. Detectamos que todos los modelos estaban cambiando y que estábamos en un ecosistema cada vez más mezclado y colaborativo. Ya no estaban tan claras las separaciones entre sectores. Teníamos a las bigtech apretando de manera muy competitiva, y el posicionamiento de ser una entidad financiera ya no era suficiente, necesitábamos más. Detectamos esas necesidades, de nuestros clientes, los primeros, de querer modelos distintos. Por tanto, vimos la necesidad de adaptarnos a los cambios, y ese fue el germen de una transformación cultural, que nos llevó a cambiar y buscar otros focos y opciones. De esta manera, nos hemos centrado en apoyar todas las iniciativas y movimiento que va surgiendo en el negocio del banco para complementarlas.

En definitiva, es fundamental que estemos totalmente coordinados todos para no perder posición competitiva de cara al futuro. Como he escuchado decir muchas veces, Innovación piensa y pagará los sueldos del futuro, mientras que toda la parte de negocio del banco paga los del presente.

 

P. El modelo de aceleración impulsado por Bankia Fintech by Innsomnia marca la diferencia, al poner en contacto a startups y grandes corporaciones que desarrollan los proyectos en condiciones reales de mercado. ¿Qué papel tendrá esta forma de financiar y co-crear proyectos en los próximos años? ¿Cómo se combina este modelo con la financiación bancaria “tradicional”?

R. Es la cuestión que muchos se preguntan y no es una respuesta única. Cada vez estamos en un entorno más colaborativo, necesitamos ayudarnos unos a otros. Es fundamental ese win-win que hemos comentado antes, trabajarlo y desarrollarlo. La colaboración entre todos, aunque teóricamente seamos competencia, es crítica en este momento para evolucionar y ver cómo nos podemos adaptar a todos esos cambios que vienen y se implantan. Hay veces que no los ves llegar, directamente están ahí y tienes que acoplarte y adaptarte.

Por todo esto, el punto que más destacaría es la colaboración. Estamos en un entorno cada vez más colaborativo, incluso entre entidades financieras que nos acercamos y compartimos cada vez más experiencias, aunque sigamos con nuestra competencia de mercado.

 

P. ¿Cómo va a evolucionar la relación de las entidades bancarias con las startups y los emprendedores en los próximos años?

R. Llevamos un año de cambios muy profundos, con la desventaja negativa de la pandemia. No obstante, la crisis sanitaria ha acelerado la transformación digital, que ha sido brutal, con temas tan impensables como los sistemas de teletrabajo y cambiando nuestra forma de hacer las cosas. De hecho, en cierta medida nos hemos mimetizado con las startups. Ellos son entes pequeñitos, pero tremendamente rápidos y adaptables, y muchos hemos aprendido y utilizado esa manera de trabajar típica de los emprendedores, que nos ha permitido acelerar la adaptación a estos cambios que han venido para quedarse.

Estamos en un momento tremendamente complejo. Ahora se buscará la eficiencia y una transformación digital y tecnológica fundamental para estos nuevos modelos de trabajo, y como digo, nuestras startups nos ayudan a adaptarnos y a sobrevivir.

Por su parte, las startups también aprenden mucho de nosotros, en un camino en el que tienen una base tecnológica muy potente y buena, pero, especialmente en el caso de las más pequeñas, hay veces que no tienen conocimientos sobre temas como mentoring, comunicación, gestión básica de la empresa o de búsqueda de financiación… Nosotros tratamos de ayudarles desde el inicio a través del modelo colaborativo de nuestro programa. En muchos casos llegamos a una puesta en producción o presentación al banco. En ese camino, lo que ellos se llevan y lo que nosotros aprendemos ayuda a hacer cada vez más grande el ecosistema y la familia Fintech.

 

P. Algunas de las startups seleccionadas en anteriores ediciones han pasado a ser partners de Bankia. ¿Qué casos de éxito recientes pueden ponerse de ejemplo?

R. Desde hace un año, aproximadamente, tenemos un vehículo de inversión en el banco, Bankia Fintech Venture Capital. Este modelo nos permite detectar determinadas startups con iniciativas potentes y participarlas. Esto nos ha llevado a participar en tres de las startups en el último año y destacaría especialmente la colaboración desarrollada con Finweg, de la cuarta edición del programa Bankia Fintech, por lo disruptivo que ha resultado proyecto que hemos desarrollado de manera conjunta, centrado en facilitar pagos condicionados entre pymes a través de tecnología blockchain. Una startup que comienza desde abajo, que vemos que hay potencial, hacemos un estudio y la invertimos, la asesoramos, co-creamos el proyecto y presentamos al regulador como co-promotores. Estamos a la espera del resultado por parte del regulador, pero ya es un caso de éxito. Un gran ejemplo del objetivo del programa, con el que hemos logrado unificarlo todo, para presentar una gran propuesta a nuestro supervisor, que busca proyectos tecnológicos maduros, que supongan una mejora para el sistema financiero, como es el caso de Finweg.

 

P. ¿Qué evolución estáis viendo respecto a los participantes?

R. Cada vez hay más oferta de participación. Se juntan dos cosas, la capacidad de búsqueda activa de startups y proyectos por parte de nuestro partner, Innsomnia y, al mismo tiempo, nuestra capacidad de ser cada vez más concretos y poner mejor el foco en los retos que les planteamos en el programa, para poder converger y darle mejor retorno a los participantes en las iniciativas que presentan. Por ejemplo, en el último año, hemos tenido objetivos de open banking, ODS, computación cuántica, blockchain… mezclamos tecnologías de última generación con los objetivos fundamentales que tiene el negocio.

No hay que olvidar que el programa es muy completo y desde que presentan las iniciativas, creamos equipos multidisciplinares para comenzar a desarrollar las pruebas de concepto en un máximo de 3-5 meses con clientes reales, acotadas y con niveles de máxima seguridad, que además son reportadas a nuestro supervisor, el Banco de España. Algo que dentro de un banco de nuestra envergadura es tremendamente complicado, dado que mezclamos la rapidez de una startup con la lentitud de una entidad de nuestra dimensión, sumamente regulada. Todo este proceso hemos logrado eficientarlo, y eso que es sumamente complicado.

 

P.  Por último, ¿qué balance haría del programa y qué cree que ha conseguido hasta el momento?

R. Lo resumiría en dos palabras: transformación cultural. Es algo que hemos logrado extender al resto de la organización y creo que hemos sido el germen del cambio. Hemos logrado de hacer entender internamente que la innovación no es cosa de una máquina, sino que la innovación es cosa de todos. Es de lo que más orgullosos estamos desde el Equipo de Innovación de Bankia, que hemos trabajado en el día a día junto con Innsomnia.